Amarenak, “de las madres” en euskera, es una historia que empezó a escribirse, sin saberlo, hace varios años. Oihane Pardo, arquitecta y diseñadora donostiarra, heredó de su madre el antiguo kaiku (abrigo tradicional vasco) de su abuela.

Durante varios años, Oihane vivió en diferentes ciudades y países: Barcelona, La Rochelle (Francia), Bruselas, Tenerife y finalmente Shanghai (China). Aquel kaiku fue su abrigo en sus viajes, su conexión con casa, su familia y su cultura. Pero llegó un día en el que necesitó comprar uno nuevo y Oihane se dio cuenta de que esta prenda casi había desaparecido. Apenas los vendían, y los que encontraba nada tenían que ver con aquel elegante kaiku de su abuela.

Así que un buen día, Oihane decidió abandonar su vida y su trabajo de arquitecta en Shanghai para volver a su San Sebastián natal, aportando su granito de arena al mundo. Así nació Amarenak, para recuperar del olvido todas esas prendas y objetos tradicionales que algún día pertenecieron a nuestras madres y abuelas.